Beneficios de la almendra

La almendra es un fruto seco muy delicioso y sano que se presta para elaborar una infinidad de platillos, bebida y postres. Asimismo, resulta ideal para incluirlo en cualquier dieta y mantenerlo entre las meriendas diarias.

Aunado a ello dispone de propiedades naturales únicas, es por eso que los beneficios de la almendra son incontables y pueden ayudarnos a mejorar nuestra salud física y mental mediante su consumo frecuente.

Propiedades de la almendra

  • Aminoácidos: son esenciales para optimizar la salud del organismo a nivel general.
  • Calcio: idóneo para la formación y fortalecimiento del esqueleto y de los dientes.
  • Magnesio: promueve el buen funcionamiento de todos los órganos del cuerpo y disminuye la aparición de enfermedades sistémicas.
  • Fósforo: refuerza la actividad cerebral, mejorando la memoria y otros procesos cognitivos.
  • Manganeso: sintetiza los ácidos grasos y ayuda a asimilar las vitaminas.
  • Zinc: combate los virus y bacterias que lleguen a atacar al cuerpo.
  • Hierro: indispensable para el crecimiento y el desarrollo óptimo de toda persona.
  • Vitamina E: gracias a su propiedad antioxidante, funciona para tratar problemas de la piel y mejorar su apariencia.
  • Vitamina B2: perfecciona la visión, la piel y las mucosas.

Beneficios de la almendra

Beneficios de la almendra

Sin duda alguna la almendra es una caja de sorpresa, puesto que detrás de su simpleza dispone de un sinfín de beneficios, los cuales procederemos a mencionarte ahora mismo:

Controlar el azúcar en la sangre

Este es un alimento idóneo para los diabéticos, ya que logra nivelar los niveles de azúcar que llegan al organismo, mejorando así la función de la insulina. Aunado a ello, contribuye a frenar el avance de este tipo de enfermedades metabólicas.

Reduce la presión sanguínea

Gracias a su contenido en magnesio corrige los problemas relacionados a la presión sanguínea alta, por ende, resulta ideal tanto para personas que sufren de obesidad como para mujeres embarazadas en su etapa final de gestación.

Disminuye el apetito

Es muy recomendable el consumo de almendras para las personas que parecen de gula, o para quienes se encuentran atravesando problemas alimenticios asociados al sobrepeso, motivado a que estas disminuyen el deseo de comer, provocando un efecto saciante.

Esta característica viene atribuida a la alta cantidad de proteínas y fibras, así como al bajo nivel de carbohidratos.

Es una fuente alta de energía

Dada su gran cantidad de proteínas funciona como un reconstituyente muscular para todo aquel que la consuma. Y se indica con especial atención a deportistas, adolescentes y niños que estén en pleno proceso de desarrollo.

Previenen la anemia

Por su alto contenido en hierro ayuda a prevenir la aparición de anemia, proporcionándole al consumidor las porciones necesarias para mantenerse en un óptimo estado.

Promueven la pérdida de peso

Las almendras poseen el poder de disminuir la sensación constante de hambre (producto de la ansiedad o de patologías médicas). Además, son extremadamente difíciles de digerir por nuestro organismo, por ende no impactan significativamente luego de su consumo.

Refuerzan al corazón

Las grasas disponibles en las almendras son consideradas como “buenas”, ya que actúan como un remedio natural para el corazón, subiendo los niveles del colesterol HDL y bajando los niveles de colesterol LDL o “colesterol malo”. Por ende previene afecciones cardiovasculares.

Pero eso no es todo, porque la sangre bombeada por el sistema circulatorio también mejora mediante los aminoácidos y ácidos grasos que dispone la almendra, fortaleciendo así las paredes arteriales de nuestro órgano motor.

Desarrolla el cerebro

El fósforo y los ácidos grasos disponibles en las almendras hacen que el rendimiento del cerebro sea cada vez mejor, disminuyendo la posibilidad de pérdida de memoria, aumentando el rendimiento intelectual y manteniendo al unísono todas las actividades que allí se dan.

Ideal para fortalecer dientes y huesos

Tanto el sistema esquelético como tus dientes se mantendrán sanos y fuertes, porque recibirán una dosis de fósforo, calcio y magnesio proveniente de las almendras. Asimismo, es ideal para disminuir la aparición de enfermedades en los huesos, tales como la osteoporosis.

Es una buena alternativa a los lácteos

La almendra dispone de magnesio, calcio y fósforo, por lo que puede reemplazar perfectamente a los lácteos, resultando ser la opción idónea para personas que sean intolerantes a dichas proteínas animales.

Son un aliado durante el embarazo

Muchos médicos recomiendan a las madres embarazadas el consumo regular de almendras, puesto que las mismas impactan positivamente en el bebé, proporcionándole minerales y proteínas.

Para mayor beneficio:

  • Lo primero que debes hacer es elegir almendras que estén en óptimas condiciones, de acuerdo a su tipo. Lo recomendable es que estén frescas y sin evidencias de daños en su estructura.
  • Al momento de ir a por las almendras con concha deberás sacudirlas y cerciorarte de que no suenen mucho, así sabrás que no están envejecidas.
  • Ahora bien, si las deseas sin caparazón puedes picar una de ellas a la mitad para comprobar que esté blanca y sólida. Porque si es de color amarillento quiere decir que ya está rancia o amarga.
  • Para agregarlas a tus platillos, postres o bebidas, generalmente se trituran y se esparcen en la parte superior.
  • En cuanto a su conservación, ponlas en un recipiente limpio de vidrio e ingresarlas al congelador. También está la opción de una bolsa hermética, la cual deberás colocar en un lugar seco, fresco y oscuro, o en el propio refrigerador.

Este fruto seco es sano, delicioso y muy fácil de integrar a tu dieta diaria, por lo que no hay excusa para que lo prepares a cada miembro de tu familia, de seguro verás los resultados rápidamente, porque aportan mayor calidad de vida en personas que padezcan de alguna enfermedad o afección.

Sobre Christine L. Woodson

Graduada de Biología en la Universidad Central de Venezuela (2006). Formo parte de un equipo, donde realizó investigaciones de índole evolutiva. Alli adquirió extensos conocimientos sobre heredabilidad, genética y otras cuestiones relacionadas con el ADN. Actualmente, se dedica a tiempo completo a la redacción de articulos cientificos, Que involucre la evolución animal, psicología y medicina humana.