Beneficios de la fresa

La fresa es uno de los frutos favoritos a nivel mundial, y es que su delicioso sabor es único y permite la elaboración de una cantidad incontable de postres, resultando apetecible en cualquier momento del día.

Y eso no es todo, ya que los beneficios de la fresa sobrepasan las expectativas de todo consumidor, puesto que esta dispone de propiedades nutricionales que favorecen la salud y la belleza de las personas.

Propiedades de la fresa

  • Magnesio: idóneo para promover el buen funcionamiento de las células y el organismo. Aunado a ello, previene la aparición de enfermedades.
  • Potasio: proporciona grandes dosis de energía al cuerpo.
  • Vitamina C: ayuda al sistema inmunológico, en cuanto al ataque de virus y gripes comunes.
  • Manganeso: potencia las ventajas que se obtienen al consumir vitaminas, puesto que hace que estas se absorban por completo.
  • Vitamina B2: actúa positivamente sobre el sistema óptico, y a lo largo de toda la piel.
  • Vitamina B3: logra mantener el sistema nervioso bajo control.
  • Ácido fólico: indicado para el desarrollo temprano del organismo, sobre todo en fetos y bebés.
  • Fibra: aporta salud a los intestinos, regulando sus procesos.

Beneficios de la fresa

Beneficios de la fresa

Por más increíble que parezca la fresa es perfecta en toda su extensión, pues aparte de ser exquisita otorga muchos beneficios, los cuales procederemos a mencionarte a continuación:

Lucha contra enfermedades cancerígenas

Gracias a la alta cantidad de antioxidantes que dispone esta fruta puede ayudar a combatir la mayoría de los tipos de cáncer, dado que disminuye considerablemente todos los efectos negativos que provienen de una mala alimentación, del consumo de cigarrillos, entre otros factores.

De hecho, algunos estudios han concluido que la ingesta continua de la fresa logra reducir hasta en un 50% al tamaño de los tumores.

Potencia el sistema inmune

Las fresas son ricas en vitamina C, lo que a su vez significa que tienen la capacidad de reforzar el sistema inmune, funcionando como un poderoso antiviral. Asimismo, detienen el desarrollo de enfermedades como el asma y previenen la aparición de alergias.

Retrasa el envejecimiento del cerebro

Otra característica que llama mucho la atención de esta fruta es que ayuda a ralentizar el envejecimiento que impacta en el cerebro, principalmente porque es capaz de inhibir enfermedades como el Alzheimer.

Protege la dentadura

Este fruto se las trae, y es que también protege el esmalte dental ya que cuenta con xilitol, un componente que combate eficientemente la aparición de placa, erradicando a su vez el mal aliento, la gingivitis y otras afecciones bucales.

Combate la artritis y el reumatismo

Es rica en potasio y calcio, por ello elimina rápidamente el ácido úrico y, en combinación con el ácido salicílico, proporciona un efecto antiinflamatorio que mejora la calidad de vida de pacientes con este tipo de enfermedades.

Colabora en planes dietéticos

El consumo de fresa aporta gran cantidad de fibra, lo que a su vez crea una sensación de saciedad en la persona. Aunado a ello, proporciona altos niveles de energía y por ende reduce el apetito.

Disminuye la hipertensión y los problemas cardiovasculares

Los efectos positivos de la fresa impactan directamente en nuestro corazón, en vista que posee pigmentos que mejoran el estado de los vasos sanguíneos y sus paredes, disminuyendo así la posibilidad de que aparezcan afecciones vasculares.

Asimismo, es capaz de nivelar tanto los triglicéridos como el colesterol, puesto que el potasio promueve la diuresis, elimina el ácido úrico y mantiene controlada la tensión arterial.

Es una opción para los diabéticos

Aunque la fresa madura tiene un sabor dulce, el dulzor proviene de su fructosa natural, por lo que, en medidas controladas, se considera idóneo para pacientes diagnosticados con diabetes.

Hace frente a la anemia

La fresa tiene un contenido notable de hierro y vitamina C, los cuales actúan en conjunto para nivelar el déficit que pueda tener la persona.

Para mayor beneficio:

  • Es importante que escojas fresas que estén totalmente fresca, para ello puedes guiarte de sus hojas, procurando que estén verdes y lisas. Aunado a ello, la piel no deberá poseer daño alguno, de lo contrario se pudrirá rápidamente.
  • En cuanto al consumo, se aconseja que este sea totalmente al natural (en trozos o entera), porque es así es como proporciona más beneficios.
  • Para conservarlas se deben lavar muy bien en agua con vinagre, y luego ingresarlas a un recipiente cerrado dentro frigorífico.
  • Procura no congelarlas, ya que en el proceso de descongelación disminuyen sus propiedades y se deterioran al instante.

La fresa definitivamente es una fruta muy versátil, porque no solo representa un aperitivo o postre, sino que contribuye a la mejora de la salud física y mental de los comensales. A esto hay que añadirle la facilidad de preparación, pues con el solo hecho de lavarlas estarán listas para su degustación.

Sobre Christine L. Woodson

Graduada de Biología en la Universidad Central de Venezuela (2006). Formo parte de un equipo, donde realizó investigaciones de índole evolutiva. Alli adquirió extensos conocimientos sobre heredabilidad, genética y otras cuestiones relacionadas con el ADN. Actualmente, se dedica a tiempo completo a la redacción de articulos cientificos, Que involucre la evolución animal, psicología y medicina humana.