Beneficios de las castañas

Las castañas son frutos secos que se prestan para preparar una gran cantidad de platillos, tanto salados como dulces, haciendo aún más saludable el menú gastronómico de toda familia y aportando un sabor único y delicioso.

Aunado a ello, los beneficios de las castañas son impresionantes, puesto que esta contiene múltiples propiedades que contribuyen a mejorar la salud, manteniendo los huesos fortificados, previniendo enfermedades como la osteoporosis y desarrollando el cerebro.

Propiedades de las castañas

  • Potasio: se encarga de funcionar como un antiinflamatorio y aportar gran energía.
  • Fibra: previene el estreñimiento, mejorando el tránsito intestinal y regulando las deposiciones.
  • Vitaminas del grupo B: promueven el desarrollo óptimo de las funciones que se llevan a cabo a nivel cerebral.
  • Magnesio: se encarga de optimizar la circulación de la sangre, reforzando así el funcionamiento de cada órgano, sobre todo del corazón.
  • Hierro: disminuye la probabilidad de presentar derrames de sangre. Asimismo, le hace frente a enfermedades como la anemia.
  • Fósforo: mejora las funciones cognitivas de toda persona, mediante el envío de los nutrientes necesarios al sistema nervioso central.
  • Arginina: es un aminoácido que refuerza el sistema inmunológico.
  • Vitamina A: mejora la visión, mediante el aporte de los elementos necesarios.
  • Vitamina E: ideal para el cuidado de la piel, puesto que la mantiene hidratada.
  • Manganeso: contribuye a la sintetización de los ácidos grasos.
  • Cobre: es fundamental para el crecimiento correcto de los infantes.
  • Vitamina C: protege al organismo frente al ataque de virus, disminuyendo la potencia de los mismos.

Beneficios de las castañas

Beneficios de las castañas

Como ya lo hemos comentado anteriormente, las castañas son consideradas como frutos con altos valores proteicos, que además sirven como el ingrediente ideal para decenas de recetas. A continuación procederemos a explicarte algunos de sus tantos beneficios:

Promueven el control de peso

Las castañas disponen de inulina, una fibra que funciona como probiótico. Asimismo, crea un efecto que sacia el hambre, permitiendo que la ingesta de alimentos se realice con menos frecuencia y en pocas cantidades.

Son aliadas de los diabéticos

Los niveles de arginina contenidos en las castañas controlan la producción de insulina y mejoran la circulación de la sangre, por ende, pueden ser consumidas con total seguridad por aquellas personas que padezcan de diabetes.

Ideales para deportistas

Las castañas contienen gran cantidad de minerales necesarios para el funcionamiento correcto del cerebro y los músculos, tales como el magnesio, el potasio y el calcio. Aunado a ello, son ricas en hidratos de carbono y tienen una alta composición de agua, por lo que son ideales para las dietas de deportistas.

Son antiinflamatorias

Los polifenoles son antioxidantes que se encuentran en las castañas, los cuales revierten los efectos negativos de los radicales libres y el estrés a nivel celular. Todo ello resulta en el ataque a procesos inflamatorios, causados por enfermedades como la diabetes, la obesidad, el cáncer, entre otros.

Ayudan al sistema nervioso

Promueven el funcionamiento idóneo del sistema nervioso, haciendo que los mecanismos del cuerpo se lleven a cabo con total normalidad y cuidando la salud mental de la persona.

Son una opción para los celíacos

Las castañas no contienen gluten en su estructura, por ende, pueden ser consumidas por personas que tengan sensibilidad a este componente. Asimismo, son un sustituto ideal para el trigo y se emplean mucho en la elaboración de dulces, bebidas y postres.

Protegen al corazón

Estos frutos secos pueden mejorar la calidad de vida de aquellas personas que tengan problemas cardiovasculares, puesto que son ricas en Omega 3 y Omega 6 y aportan las proporciones ideales de estos elementos en una dieta diaria.

Son digestivas

Asimismo, gracias a la gran cantidad de fibras de las castañas, la flora bacteriana puede trabajar en condiciones favorables, previniendo enfermedades asociadas al intestino grueso.

Para mayor beneficio:

  • Es importante que sepas que las castañas no deberían consumirse ni muy frescas ni muy verdes, sino en el punto medio, es decir, unos días después que han caído del árbol.
  • En los casos en que vayas a adquirirlas en algún mercado o tienda, cerciórate de que la piel no esté tersa, que no presente manchas y que tengan firmeza frente al tacto, sin que sean demasiado duras o blandas.
  • Y para conservarlas debes mantenerlas en un recipiente que no sea de plástico, y colocarlas en un lugar ventilado, seco y fresco.

Es conveniente que analices algunas recetas en las que puedas incluir las castañas de forma frecuente, a fin de que les aportes los beneficios de estas a todos los integrantes de tu familia, de manera natural y saludable.

Sobre Christine L. Woodson

Graduada de Biología en la Universidad Central de Venezuela (2006). Formo parte de un equipo, donde realizó investigaciones de índole evolutiva. Alli adquirió extensos conocimientos sobre heredabilidad, genética y otras cuestiones relacionadas con el ADN. Actualmente, se dedica a tiempo completo a la redacción de articulos cientificos, Que involucre la evolución animal, psicología y medicina humana.