Despídete del dolor cervical con estos 8 excelentes remedios caseros

El dolor cervical es provocado por pasar la mayor parte del tiempo en una mala postura, por exceso de actividades que involucren fuertes pesos, gran acumulación de estrés o lesiones de algún accidente. por lo general es originado en cualquier zona del cuello o en los discos intervertebrales y en los nervios.

Las señales que te harán saber que tienes complicaciones en la cervical son dificultad para mover la cabeza junto a dolores producidos con el movimiento, rigidez muscular, dolor de cabeza, mareos, etc.

Mantener controlado los síntomas es fundamental, ya que podría afectar el ritmo de la rutina diaria de la persona afectada, conoce aquí algunos remedios naturales para calmar el dolor cervical.

Compresas calientes

aplicar compresas calientas

Relajar los músculos alrededor del cuello es primordial para controlar los dolores; para eso puedes usar compresas de agua caliente o la hoja de ortiga que es una planta con propiedades antiinflamatorias que también ayuda con la función de calmar la rigidez en el músculo afectado.

Ingredientes

  • 200 ml de agua
  • 2 cda o 20 gr. de hojas secas de ortiga

Preparación y uso

Primero debes poner a calentar el agua ya sea en una taza en el microondas o en una olla a fuego alto hasta hervir, luego añade la ortiga revuelve por varios segundos y espera que repose la infusión durante 10 a 15 minutos. Vierte la mezcla en un colador para hacer uso del líquido.

Moja por completo un paño o toalla limpia en la infusión y colócala en el área afectada. Déjalo en el musculo por 15 minutos o hasta que se enfríe por completo; puedes repetirlo dos veces al día.

Aceite de oliva con sal del Himalaya

Aceite de oliva con sal del Himalaya

En el caso de no conocer el remedio casero de aceite de oliva con sal del Himalaya, aquí te lo presentamos. Esta receta antigua apaciguará el dolor en el área cervical, pues sus propiedades aumentarán la circulación y disminuirá la tensión que origina la inflamación.

Ingredientes

  • ½ de taza o 100 gr. de aceite de oliva prensado
  • ¼ de taza o 40 gr. de sales de Himalaya

Preparación y uso

Combina el aceite y la sal en un recipiente; remuévelo por un par de minutos y obtendrás como resultado final una pasta de fuerte aroma con una textura granulada. Aplícalo en la zona haciendo un suave masaje durante 3 a 5 minutos, después de 20 minutos enjuaga con agua tibia. Puedes repetir este tratamiento dos o tres veces al día.

Aceite de almendras

Aceite de almendras

El aceite de almendras junto al calor que produce el movimiento incrementará la circulación en la zona produciendo así un alivio al instante que te ayudara a reducir la inflamación, con esos masajes podrás mejorar el dolor en el cuello y te ayudara a recuperar la movilidad en la cabeza sin ningún tipo de dolor.

Ingredientes

  • 2 cda o de aceite de almendras
  • 1 cda de aceite de esencial de lavanda

Preparación y uso

En un pequeño recipiente vierte ambos aceites, remueve para obtener un líquido homogéneo y viscoso. Lava bien tus manos para mojar los dedos en la mezcla  y frotarlos sobre el musculo tenso, haz los movimientos de forma circular, sin presionar demasiado porque el resultado podría no ser el deseado. Realiza el masaje una o dos veces al día.

Aceite de lavanda

Aceite de lavanda

Sus cualidades antiinflamatorias y calmantes son empleadas como remedio natural para el dolor en la cervical y para diferentes problemas asociados, es bueno tenerla siempre a la mano si sufres de mucho dolor muscular, ya que ayudan a calmar el dolor disminuyendo la rigidez en la zona afectada.

Modo de uso

Echa un par de gotas en la yema de tus dedos, frótalos para cubrirlos por completo con el aceite y colócalo haciendo un masaje en el cuello. Los movimientos deben ser lentos por 5 a 10 minutos, dos veces al día.

Aceite de romero

Aceite de romero

Para finalizar con los aceites, hay que destacar que el aceite de romero contiene beneficios analgésicos para relajar los músculos rígidos de la cervical causados por la tensión; y antiinflamatorias para ayudar a hacer los movimientos del cuello sin dolores.

Modo de uso

Con las manos cubiertas de aceite de romero aplícalo haciendo un masaje en toda la zona afectada por algunos minutos, al finalizar el tratamiento sentirás el alivio. Repite el procedimiento 3 veces como máximo al día.

Infusión con hierba de San Juan

Infusión con hierba de San Juan

La planta de San Juan contiene cualidades analgésicos que reducirán con efectividad el dolor en el cuello. Además, cuenta con diversos nutrientes que mejorarán la circulación en los músculos permitiendo controlar la inflamación producida por la tensión en la zona afectada, siendo excelente para lidiar con este dolor.

Ingredientes

  • 200 ml de agua
  • 1 cdta o 5 gr. de hierba de San Juan

Preparación y uso

Pon a hervir el agua y luego agrega una cucharadita con hierba de San Juan, déjalo reposar por máximo 10 minutos, seguidamente cuélala y humedece un paño con la infusión para emplearla como una compresa. Colócalo en el cuello hasta que se enfríe esto puedes repetirlo 2 veces al día, además puedes consumir la mezcla para ayudar a disminuir  la tensión en el músculo.

Té de boldo

Té de boldo

Una planta medicinal de gran popularidad en la actualidad es el boldo. Principalmente es usada para limpiar el hígado, pero también calma el dolor cervical gracias a sus propiedades relajantes y antiespasmódico, un tratamiento para la cervical que pocos conocen, pero deben probar.

Ingredientes

  • 2 cda o 20 gr. de hojas de boldo
  • 200 ml de agua

Preparación y uso

Calienta el agua a fuego alto hasta su punto de ebullición para agregar el boldo, baja el fuego y remueve de vez en cuando por 15 minutos permitiendo que se cocinen las hojas. Cuélalo y de inmediato humedece una toalla para situarla en el área comprometida, mantenlo en la zona afectada por 10 minutos y puedes hacerlo una o dos veces al día.

Tintura de árnica

Tintura de árnica

La tintura de árnica es empleada con frecuencia cuando las personas experimentan fuertes dolores musculares causados por exceso de peso o tensión por estrés. El dolor cervical se puede originar por una de las dos razones mencionadas anteriormente, este remedio natural reducirá tanto la inflamación como la dolencia.

Ingredientes

  • Gotas de tintura de árnica
  • 100 ml de agua

Preparación y uso

Calienta los 10 ml de agua a fuego medio hasta que esté tibia, luego añade de 5 a 8 gotas de tintura de árnica y revuélvelo por unos segundos. Empapa un algodón con la mezcla para colocarla en toda el área del cuello que esté rígida por la tensión que tienen los músculos, masajea la zona y déjalo reposar en la piel por algunos minutos para luego retirarlo con agua. puedes realizarlo dos veces al día.

Sobre Christine L. Woodson

Graduada de Biología en la Universidad Central de Venezuela (2006). Formo parte de un equipo, donde realizó investigaciones de índole evolutiva. Alli adquirió extensos conocimientos sobre heredabilidad, genética y otras cuestiones relacionadas con el ADN. Actualmente, se dedica a tiempo completo a la redacción de articulos cientificos, Que involucre la evolución animal, psicología y medicina humana.